DERECHOS HUMANOS

Los derechos humanos son principios o normas morales que se basan en el reconocimiento de la dignidad humana inherentes a todas las personas, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición.

El Estado tiene un rol primordial en garantizar y proteger los derechos humanos de todos y todas. Las propuestas y compromisos que asumo en ese sentido incluyen:

1. Ley Anti-Discriminación. En la República Dominicana existen diversos grupos que suelen ser víctimas de discriminación por su edad, origen, condición física o social. Específicamente nos referimos a la infancia, las personas envejecientes y con discapacidad, los migrantes, la comunidad LGBT, las personas viviendo con VIH, entre otros. Estos grupos tienen años luchando por una Ley Anti-Discriminación que sancione las acciones tendentes a disminuir o menoscabar sus derechos. Nos comprometemos a impulsar y trabajar por la aprobación de dicha ley, que garantice el trato igualitario de todas y todos, para que este pase de ser un principio constitucional a tener un alcance práctico.

2. Derecho a la interrupción del embarazo en las tres causales. Las mujeres dominicanas han llevado una lucha de décadas demandado su derecho fundamental de poder decidir sobre su condición de embarazo cuando su vida se encuentra en peligro y cuando han sido sujetas a violación o incesto. La gran mayoría de la población dominicana apoya esta demanda. Todas las organizaciones internacionales de derechos humanos, incluida las Naciones Unidas, han reclamado al país su aprobación. Es tiempo de garantizar el derecho a la vida de las mujeres asegurando su acceso a aborto legal y seguro en las tres causales.

3. Licencia de Paternidad de al menos 21 días. Como una forma de fomentar la paternidad responsable y de asumir como política de Estado que el cuidado de la primera infancia es una responsabilidad compartida de madres y padres. Los niños con padres presenten tienen mayores probabilidades de tener éxito en la vida y ser entes productivos en la sociedad, mientras que gran parte de la desigualdad que siguen sufriendo las mujeres dominicanas se debe a su doble carga o doble jornada: trabajan fuera del hogar y siguen siendo las principales responsables del trabajo doméstico y de cuidados a lo interno del hogar. Cambiar esta realidad requiere promover un cambio de cultura en que los hombres también asumamos el trabajo de crianza y cuidado de nuestras familias. La licencia de paternidad reconoce que los hombres también tienen un rol fundamental en este sentido y especialmente durante las primeras semanas de nacimiento de un/a bebé, con todos los retos y ajustes que ello implica para los nuevos padres.

4. Prohibición y erradicación del matrimonio infantil. El 41% de las dominicanas menores de 18 años se encuentran en unión conyugal, sea esta legal o de hecho, lo que nos convierte en el país de América Latina con mayor nivel de matrimonio infantil. Además de constituir en sí mismo una violación a los derechos humanos, esta situación es uno de los obstáculos para superar la pobreza y se relaciona con otros problemas graves, como el retraso o deserción escolar, la violencia de género y el embarazo adolescente. Mi compromiso es legislar para establecer los mecanismos de prevención y sanción necesarios para  acabar con esta triste realidad.

5. Aumento del salario mínimo. Todo hogar en el que vivan al menos dos personas que trabajen 8 horas al día debe tener la posibilidad de cubrir el costo de la canasta básica familiar. Esto forma parte del respeto a la dignidad de las personas, así como de las políticas necesarias para disminuir la alta desigualdad social que es uno de los factores que influyen fuertemente en el alto nivel de violencia, inseguridad y criminalidad de nuestra sociedad.

6. Ley Orgánica  Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres. Esta ley es necesaria para impulsar medidas que enfrenten la actual tragedia de feminicidios y los diversos tipos y formas de violencia contra las mujeres y las niñas, así como para promover políticas públicas para trabajar con los hombres  que presentan conductas violentas. Mi compromiso es promover la aprobación de este proyecto de ley, que ha sido demandado y respaldado por los grupos organizados de mujeres durante décadas y que responde a los mandatos constitucionales y a los estándares internacionales en materia de derechos humanos de las mujeres. 

 

7. Reforma Educativa. En el próximo periodo legislativo se estará discutiendo la reforma a la Ley General de Educación impulsada por el Pacto Nacional para la Reforma Educativa. Mi compromiso es con una educación de calidad, gratuita, laica y accesible a todas las personas; que garantice la equidad de género, la educación en derechos humanos,  temas ambientales y ecológicos, así como la formación en pensamiento crítico y en valores humanos. 

© 2023 - Jose Horacio, todos los derechos reservados.